Cursilleando me ando

Posted on enero 30, 2011

1


Hace cosa de un mes, mas o menos, comencé un curso.
No sabes que es eso?
Sí, coño!
Eso que se hace para engordar el C.V.
Lo que haces cuando no tienes nada mejor que hacer.
Eso que provoca una considerable disminución en la lista de parados.
Ya sabes lo que digo?
Pues eso mismo.
Es un curso al que yo NO me apunte.
Pero cuando eres perceptor o solicitante de algún tipo de ayuda económica
debes de hacerlo por cojones.
No me parece mal cursillear, ya que todo lo que sea aprender es estupendo.
Pero….
Vamos al tema.
Es un curso (atención!!!) Mecánica y manejo de carretillas elevadoras.

Apasionante, eh!
Yo me apunté a uno que había por ahí de almacenera/carretillera pero se ve
que el ordenador pensó que sería lo mismo y acabe en ese.
Y como los señores de Lanbide/Inem se meten algo que no debe de ser muy
legal me “invitaron” cordialmente a realizarlo sin estar en posesión de B
(requisito impepinable para manejar eso)
El primer día (3 de enero) estábamos 12 en clase.
Unos alumnos de lo más variopinto.
Un boliviano, un pre-jubilado, un borrokilla, un pijito, 3 pakistanís, un nigeriano, un chinete, un aldeano, un gitanillo y una servidora.
Como que aquello parece una sede de la ONU, no?
Y como que estoy fuera de lugar, verdad?
En fin….
Apareció la directora del centro a presentarnos el curso.
Ainara, una chica mú maja pero que dice cosas tales como “Tienes ojeras.
Tomate una tila”
Nos dijo que era un curso de 3 meses de duración, con practicas en empresa
(posiblemente)
Y que constaba de varias asiganturas: Lenguaje, matematicas, tecnicas de
busqueda de empleo, prevención de riesgos laborales, informática básica,
mecánica, conducción de carretilla, relaciones laborales y redes sociales.
Lenguaje y matemáticas? Y eso? preguntamos los españolitos.
Ella nos dijo que el Gobierno Vasco en todos sus cursos exige que halla
asignaturas troncales debido al altísimo numero de inmigrantes.
Troncales? NMJ! Ni que fuéramos universitarios!
Así que en una votación democrática los españolitos decidimos por
unanimidad fumarnos esas clases.
Y ella no puso objeción alguna.
Al día siguiente ya empezaba a faltar gente.
El pijo se dio el piro. Dijo el primer día que eso no era para el y ¡Adiós!
Quedabamos 11.
El numero ideal para jugar un partido, no?
Ese día tocaba “Redes sociales” y Ainara, mú maja ella, me pilló como
adjunta.
Ella se pasó tooooooooooooooooda la clase con los pakis hablando urdu y a
mi me dejo al cargo de los demás para que les explicara un poco el tema.
Flipé en colorines pero acepte.
Estaba en mi salsa y me lo pase como un enano en un parque de bolas.
Me hacia sentir importante el ver como un pequeño numero de tiarrones me
prestaban atención mientras daba las pertinentes explicaciones sobre la
búsqueda en internet de trabajo (misión imposible) y el como crear un perfil
en Facebook, Twitter y demás.
Con el paso de los días se seguía descolgando gente.
El chinete, un pakis, el aldeano, el nigeriano y el gitanillo en la 2ª semana
desaparecieron sin mas.
Eramos 6 y bajando.
Se nota las ganas que tiene la gente de cursillear, eh!?
En esa semana conocimos al profe de informática, Luis.
Menudo iluminado!
Demasiado técnico para mi gusto y me produce tal sopor que no puedo con
el.
Va de sobrado por la vida. Se cree Bill Gates por lo menos.
A mi para que cojones me sirve saber cuando se creo el primer walkman? Y
el primer ordenador?
Eso me sirve si voy a “Saber y ganar” porque para encontrar trabajo como
que no, no?
Y encima se dedica a piratear consolas y teléfonos en el recreo.
Si necesitáis, ya sabéis a quien llamar: A super-Luis.
También conocimos a Alberto, el profe de conducción.
Me recuerda a un cruce entre Carlos Moyá y una fanner de Justin Bieber.
Cuidado! Cuidado! Cambia todo! A derecha! Ras! A izquierda! Ras! Endereza,
endereza! pero gritando como un poseso.
Y a Sergio, el profe de mecánica.

Es buen profe, porque como para mi todo es nuevo se molesta en explicarme
a conciencia todo, todo, todo.
Los demás se aburren mortalmente porque ellos de mecánica entienden al
ser tíos (lo deben de llevar en los genes)
Esta semana Sergio me dejo a cargo de la clase el miércoles porque no le iba
a dar tiempo a venir.
Le dije que le cobraría y se limito a reír.
Fue una tarea sencilla.
Les mande buscar en internet motores de cuatro tiempos de gasolina y
hacerme un resumen (Sergio dixit)

Y lo hicieron a la perfección y sin protestar.
Es más. Me dijeron que conmigo no se aburren tanto como con Sergio.
Claro! Estaban a su bola, en el Msn (ya saben usarlo) y en Youtube viendo
videos de caidas y tías.
A fecha de hoy quedamos 5 solamente.
Uno abandono el curso al tener a la hija muy enferma.
Creo que es el único que se justificó.
El viernes tocaban Sergio y Alberto.
Por fin me anime a intentar conducir la carretilla, pero gracias a mi torpeza al
volante y a los gritos histéricos de Alberto casi tiro el vestuario de tías
al chocarme contra el.
No paso nada.
Se salieron un par de tornillos y rasque todo el lateral de la maquina, pero
nada que no se pueda arreglar.
Después nos toco con Sergio y en medio de la clase apareció Ainara con una
caja enorme.
Eran condones!
El Gobierno Vasco también incluye en sus cursos educción sexual.

………

Y quedan 2 meses.

Anuncios
Etiquetado:
Posted in: Mis cosas