Las apariencias engañan

Posted on enero 20, 2011

0







Hace cosa de un año, más o menos, conocí a una persona que parecía ser mi salvación pero va a ser que me equivoqué.
El primer día que nos vimos, sin conocerme de nada, me metió en su casa y me la ofreció siempre que la necesitara.
Flipe.
Manteníamos contacto telefónico día si y día también.
Me decía que necesitaba a alguien para trabajar echando una mano en su empresa pero como yo por aquel entonces tenia a mi tía dije que aceptaba, pero desde casa.
Dijo que sin problema.
Comenzó a freírme literamente con email, llamadas y mensajes en Facebook pidiendome que hiciera esto o hiciera lo otro.
Yo hacia todo lo que me pedía sin protestar.
Me pidió que hiciera un blog y se lo hice.
Me pedía que hiciera pequeños montajes con el Photoshop y, dentro de mis posibilidades, lo hacia.
Me pedía que llamara a X sitios y buscara direcciones y lo hacia.
Me pedía que visitara a fulano o mengano y lo seguía haciendo.
Pero llego un punto en el que por mi tiempo no veía ningún tipo de beneficio económico y me empecé a cabrear.
Lógico, no?
Pero a pesar de mi enfado yo seguía haciendo todo lo que me pedía.
Cada vez que iba a su casa metía mano en su ordenador porque lo tenia que no había por donde pillarlo y le ordenaba todo para nada, porque en cuando me venia a casa ya me estaba llamando para que le explicara (de nuevo) todo lo que previamente ya le había explicado con pelos y señales cara a cara.
Unos meses después, cuando falleció mi tía, pensé “Ahora sí puedo aceptar aquella propuesta”
y se lo comenté.
Me dijo que me buscara un piso de alquiler porque en su casa no me podía tener.
Que me busque un piso de alquiler? Me vas a pagar tanto como para mantener 2 viviendas y mantenerme yo? Me sobrara incluso, para poder ahorrar algo?
Su respuesta fué que no. Que seria un sueldo modesto.
Lo rechacé.
No era plan ese.
Además de puta poner la cama? Ni de coña!!!
El contacto fue disminuyendo porque yo estaba hasta el mismísimo de que se aprovechara de mi y no viera yo ningún tipo de beneficio.
Era como si mi tiempo no tuviera valor.
Y hace un par de meses volvimos a ponernos en contacto.
Me volvió a decir que trabajara desde mi casa y, a regañadientes, acepte.
Le comenté de que alguien podía necesitar lo que ofrece su empresa.
Se emociono y me pidió por favor que hablara con aquella persona y lo hice.
La cosa pintaba bien….
Pintaba.
Así es.
Cuando quedaban limar un par de flecos… desapareció del mapa sin decir ni mu!!
Me dejo en la estacada y con el culo al aire!!!
Ni una llamada ni nada de nada.
Intenté contactar pero no había forma, así que desistí.
Y, de repente, como que no quiere la cosa, me manda un email hace un par de días dicendo que habia estado fuera de España y que si aquel negocio seguía en pie.
NO ME JODAS!
Como coño va a seguir en pie 2 meses después de que te largaras sin decir ni pío?
Conteste a ese email y fui clara, que si queria peces que se mojara el culo.
Que después del feo que me hizo dejandome más tirada que una colilla no volví a mover ni un dedo porque se me caía la cara de vergüenza.
Así de sencillo.
Y ahora se ve que ha dado la cara y que hay algún tipo de negocio en marcha pero…. NO CUENTA CONMIGO!!
Como si todo el mérito fuera suyo.
NO ME JODAS!
Voy a tratar de no hacerme mas mala sangre que eso no es bueno para las úlceras y bastante tengo con lo que tengo como para comerme mas el coco.
En fin.
Las apariencias engañan.


Anuncios
Etiquetado: ,
Posted in: Mis cosas