IRC

Posted on noviembre 14, 2010

0


Echando la vista atrás, creo que ya se de donde vienen todas mis calamidades desde hace como 5 años aproximadamente.
Todo viene desde que descubrí el IRC.
Yo usaba el Emule, como casi todo hijo de vecino.
No tenia ni pajorera idea de como configurarlo, así que entre al chat de la mulita.
En mala hora lo hice!!
Jamás me arrepentí de algo como de eso.
Me explicaron como se usaba unas personas muy simpáticas y por como me trataron esos desconocidos me volví adicta al chat.
Entraba a diario y me pasaba las horas muertas en el.
Un buen día una “conocida” me dijo que entrara a mas canales, no solo a los de ayuda, que podía conocer gente y tal.
Y yo como soy muy amigosa la hice caso.
Dita sea la hora en la que la hice caso!!!!
Entre a un canal donde habia mucha gente, o eso me parecia a mi al ver tantos nicks en mi pantalla.
Comencé a teclear por teclear y me contesto alguien.
Por su nick pensé que era una tía, pero me confundí.
Era un tio y me impresiono como me trataba sin conocerme.
Era atento, correcto, cortes, divertido, simpático….
Vi una foto de el y…. estaba cañón!!!!
Lo tenia todo para engancharme y lo hizo.
Si antes de conocerle entraba a ratitos, al conocerle entraba mas seguido al chat.
Llamemos a las cosas por su nombre: Me enamoré.
Llegaba tarde al curro por chatear con él, descuidaba mi casa, mi pareja, todo lo dejaba por el.
Llegue a un punto en el que no podía estar sin el ni un segundo, así que me lance a la aventura.
El no era de aquí y necesitaba pasta para poder ir a verle.
Por aquel entonces yo tenia un piso heredado de mis padres (sin papeles y sin nada) y lo malvendí.

En parte por ir a conocerle y en parte porque estaba ahogada en facturas y deudas.
Con el dinero en la mano no perdí ni un segundo en sacar los billetes de avión para irme a desvirtualizarle.
Pero previamente, lo deje con mi pareja (con el cual volví y sigo en la actualidad)

Me recorrí más de 10.000km para -cita de una amiga: Echar el polvo más caro de la historia-
Cuando llegué allí… qué decepción!
Ni estaba tan bueno ni era el príncipe que parecía ser en el chat.
Y para más coña… estaba casado!! Y tenía hijos!!!!
Pensé: Tierra tragame, pero la tierra no me tragó.
Una vez recuperada del shock inicial y del jet-lag, me dedique a conocerle un poco más y escuchar lo que me tenía que decir el susodicho.
Y en vez de odiarle por mentirme y por haberme descolocado la vida que yo tenia hasta antes de su aparición….. me enganché más a él.
Me daba igual que fuera feito, bajito, un tirillas, casado, con hijos y con un trabajo que NO era el que me decía que tenía cuando le conocí en el chat.
Sólo sabía que me hacía sentir bien y lo demás me la soplaba.

A mi vuelta a casa no paraba de pensar en él, en volver a verle, incluso pensé en traérmelo!!
Menos mal que no lo hice!!
Al año siguiente volví allí.
Las cosas comenzaron a cambiar.
Ya no era el mismo que había conocido, quizás por la confianza -pensé-
Pero seguía pilladisima por él.
Y volví una 3ª vez.
Dicen que el hombre es el único animal que tropieza 2 veces con la misma piedra, no?
Pues yo tropecé 3.
Así de imbécil soy.
Esa fué la definitiva.

Me fuí para 3 semanas y a la 2ª semana estaba deseando volver a mi casa y lo hice.
Cambié el vuelo porque no lo aguantaba más.
A él sólo le interesaba el poco dinero que me pudiera sacar y que lo trajera a Spain.
Qué triste, no?
Que haya gente por el mundo así. Que se aprovechen de los sentimientos y de la soledad de las personas para su beneficio propio, sin pensar en nadie más que ellos mismos.
Ya me habían advertido sobre él, pero en mi obsesión (la cual me cegaba) ignoraba los consejos que me daban mis amigas.
Mi pareja me advirtió que volvería con el rabo entre las piernas y así fué.
De no ser por ese tipejo aquel ahora tendría algo de pasta, no estaría tan desesperada, habría conservado a mis amistades reales (las perdí por desoirlas) y quizás, tendría curro.
Menos mal que mi churri, a pesar de todo, volvió conmigo.
Le debo la vida, tal cual suena.
No es perfecto, tiene mucho carácter, pero me quiere, que al fin y al cabo es lo que cuenta.
Cada uno es como es y punto.
Y ahora es cuando me llamais de todo menos bonita, no?
Me lo merezco.

Anuncios
Etiquetado: ,
Posted in: Mis cosas